Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un dios salvaje (Carnage)

Dirección: Román Polanski (2011)

Guión: Yasmina Reza

Con Jodie Foster, Kate Winslet, Christoph Waltz y John C. Reilly

 Los dos padres de la psicología contemporánea, Freud y Jung, nos alertaron, detrás de una delgada capa de civilización yace la bestia. Estos creadores imaginaron un reino, el inconsciente, en el que se agitan oscuras e insondables pasiones. Este drama presenta  y defiende de una manera abrumadora esta tesis. Polansky parece, además querer comunicar su personal venganza contra aquellos puristas que aún le persiguen por un “crimen” que ya fue perdonado no sólo por el tiempo sino por su propia “víctima”.

 No es causal que elija como protagonistas a cuatro caracteres prototípicos de la sociedad neoyorquina, un abogado, una vendedora de real state, un comerciante ferretero y una activista por los derechos de los africanos.  Se encuentran por motivo de una rencilla entre los hijos de las dos parejas y tratan con ello de realizar un gesto de reconciliación. Un encuentro que constituye el eje de una narración que nos encierra en cuatro paredes y en su trágico desarrollo vemos que de lo que inicialmente es un intercambio de lo más políticamente correcto acaba siendo un campo de bramante en el que las pasiones más crudas se enseñorean de la situación y la condena a un final absurdamente previsible.

 Un estudio del alma humana críticamente despiadado, no es una película edificante, no provee de un mensaje esperanzador, sí, en cambio, nos muestra una verdad amarga que abre los ojos y nos obliga a hacernos cargo de nuestra triste realidad. 

 Jung ya lo dijo, hoy los dioses del Partenón han desaparecido, ya nadie cree en ellos, por ello, ofendidos regresan subrepticiamente y entran por la puerta trasera (el inconsciente) disfrazados de síntomas y complejos. Un Dios salvaje es una película cruda por la visión lúcida y desesperanzadora que comunica. Parece darle la razón al filósofo Kierkegaard “Lo que es extraño no es que uno sienta desesperanza, no, lo que es raro, la mayor rareza, es que alguien no estuviera desesperanzado“.

Deja una respuesta

Subscríbete al Blog

Últimos artículos

Categorías

Otros artículos

La cuestión de la Verdad

Alma y verdad son correlativos. Para nosotros esto significa que ser en el alma o lograr percibir psicológicamente equivale a caminar sobre la alfombra de la verdad (Hölderlin) o a “bañarse” en el elemento llamado Verdad como en el tan buscado elixir de la vida de los alquimistas, el aqua permanens”

Leer Más >>
Giegerichiana

La diferencia psicológica

John Hoedl ® Trad.: Josep M. Moreno La Diferencia Psicológica es una de las ideas más fundamentales de una psicología definida como disciplina de la

Leer Más >>

Nihilismo

¿Qué quería decir Nietzsche por nihilismo? No quería decir una filosofía a la que yo me apunto o a la que yo combato. No. El

Leer Más >>
Psicología

Lo espiritual y lo sectario

Max Weber distingue a las sectas de las iglesias sobre la base de sus mecanismos de crecimiento: sectas son comunidades dinámicas, en las que el individuo, debido a una decisión personal y sólo después de un minucioso examen por parte de la secta, se afilia. En contraste, las iglesias, son aquella en las que uno nace. Las ideologías religiosas de las iglesias no están en conflicto con su entorno social, pero sí las de sectas y cultos, que se oponen ideológicamente a éste.

Leer Más >>
Prosa/Poesía

Amistad

No se brinda amistad para suplir carencias ni se busca el amigo para huir de la propia soledad, la amistad no sirve para compartir intereses

Leer Más >>