Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un dios salvaje (Carnage)

Dirección: Román Polanski (2011)

Guión: Yasmina Reza

Con Jodie Foster, Kate Winslet, Christoph Waltz y John C. Reilly

 Los dos padres de la psicología contemporánea, Freud y Jung, nos alertaron, detrás de una delgada capa de civilización yace la bestia. Estos creadores imaginaron un reino, el inconsciente, en el que se agitan oscuras e insondables pasiones. Este drama presenta  y defiende de una manera abrumadora esta tesis. Polansky parece, además querer comunicar su personal venganza contra aquellos puristas que aún le persiguen por un “crimen” que ya fue perdonado no sólo por el tiempo sino por su propia “víctima”.

 No es causal que elija como protagonistas a cuatro caracteres prototípicos de la sociedad neoyorquina, un abogado, una vendedora de real state, un comerciante ferretero y una activista por los derechos de los africanos.  Se encuentran por motivo de una rencilla entre los hijos de las dos parejas y tratan con ello de realizar un gesto de reconciliación. Un encuentro que constituye el eje de una narración que nos encierra en cuatro paredes y en su trágico desarrollo vemos que de lo que inicialmente es un intercambio de lo más políticamente correcto acaba siendo un campo de bramante en el que las pasiones más crudas se enseñorean de la situación y la condena a un final absurdamente previsible.

 Un estudio del alma humana críticamente despiadado, no es una película edificante, no provee de un mensaje esperanzador, sí, en cambio, nos muestra una verdad amarga que abre los ojos y nos obliga a hacernos cargo de nuestra triste realidad. 

 Jung ya lo dijo, hoy los dioses del Partenón han desaparecido, ya nadie cree en ellos, por ello, ofendidos regresan subrepticiamente y entran por la puerta trasera (el inconsciente) disfrazados de síntomas y complejos. Un Dios salvaje es una película cruda por la visión lúcida y desesperanzadora que comunica. Parece darle la razón al filósofo Kierkegaard “Lo que es extraño no es que uno sienta desesperanza, no, lo que es raro, la mayor rareza, es que alguien no estuviera desesperanzado“.

Deja una respuesta

Subscríbete al Blog

Últimos artículos

Categorías

Otros artículos

Prosa/Poesía

Cantos de medianoche

Cuando el sol ya no está, el susurro de la nada crece, el sonido de una música triste resuena, es hora de revisar, es momento

Leer Más >>
Prosa/Poesía

Alma cansada

Cuando el alma se cansa de oir cada día las mismas noticias, como si fueran letanías, el monótono recital de una estupidez humana que no

Leer Más >>
Existencia

Carpe Diem

Vivimos de espaldas a la muerte. En nuestra sociedad la muerte ha desaparecido de las calles, de los hogares. Se considera de mal gusto, un tema tabú, tratar la muerte como un tema de conversación, como un asunto personal.

Nuestra existencia cotidiana transcurre bajo una premisa falsa: la muerte es lo que le ocurre a los demás y cuando esos demás están al borde de morir, los sacamos de los hogares para recluirlos en hospitales.

Leer Más >>

Psicología y Ciencia

Fragmento de una clase dada el día 7 de Octubre 2009. Transcripción de Alejandro Bica. Negatividad significa en W. Giegerich lo opuesto a positividad o positivismo o a

Leer Más >>