Acerca de un servidor

Soy Psicólogo clínico desde hace más de 40 años. Tiempo suficiente para tener algunas cosas claras, respecto a mi profesión y a las posibilidades y limitaciones de la Psicología. Si quieres ver mi CV formal usa este enlace, aquí te cuento algunas cosas que creo que pueden interesarte, más allá de mi credenciales académicos y profesionales.

Me apasiona el ser humano cuando lo contemplo como un ser abierto a las posibilidades existenciales. No me interesa tanto cuando a este ser humano lo vemos desde el ángulo de los expertos que buscan clasificarlo, controlarlo y darlo por conocido. Lo mismo me ocurre con los síntomas o crisis que padece, más que un diagnóstico (una etiqueta) me interesa averiguar que hace aquella persona con lo que está experimentando:

1. ¿se limita a padecerlo y quejarse?, o

2. ¿busca descubrir y construir una nueva vida mejor, con horizontes más amplios?

Mi experiencia vital y profesional me ha llevado a desconfiar de las soluciones fáciles que suenan muy bien cuando se trata de “comprarlas” pero que acaban casi siempre decepcionando. Por ello estoy absolutamente convencido de que las cosas de palacio van despacio, y con ello sé que voy un poco a contracorriente, desconfío de los psicofármacos y las técnicas que seducen por la inmediatez, la rapidez y lo deslsumbrante de las soluciones rápidas y fáciles.Lo queremos todo ya masticado, rápido, sin esfuerzo y los temas del “alma” no funcionan así.

 

Una vez, al principio de mi carrera tuve un sueño que entendí que me señalaba el derrotero de mi existencia en el ámbito profesional. En el sueño se me decía que mi tarea era la de desbrozador de caminos. Tenía que quitar las malas hierbas para que las personas pudieran andar mejor, dejar el camino despejado de obstáculos. Este sueño me impactó inicialmente porque nunca se me había ocurrido asociar mi trabajo de psicólogo con una tarea tan pedestre, pero con el paso del tiempo y las lecciones de humildad aprendidas llegué a ver lo clarividente que era el sueño respecto a la naturaleza real de mi tarea.

Desbrozar el camino, cortar, eliminar las malas hierbas, una buena metáfora que indica precisamente lo que hacemos en una sesión terapéutica. Para desarrollar esta idea déjame que te explique con más detalle el enfoque que le doy a la terapia puesto que hoy en día , en este terreno, como en tantos otros, corremos el riesgo de una indigestión por exceso de información y por la gran diversidad de opciones (escuelas terapéuticas, metodologías, técnicas, tecnologías, teorías, etc. ) que conforman el horizonte en el que nos movemos.


Mis valores

Determinación y honestidad

Valores fundamentales en la terapia tanto como en la vida…

Apertura al cambio

La disposición a renunciar a hábitos y valores crea la condición básico para que los cambios necesarios se produzcan

Avanzar paso a paso

No existen soluciones milagrosas o fáciles, la terapia requiere un esfuerzo 

Cultivar la sencillez

Dejar atrás fantasías y expectativas irreales., reemplazarlas con valores e ideas más realistas, sobrias

Mi Misión

Ofrecer la oportunidad de tener una oportunidad

El sueño que relato arriba nos hace preguntar  bueno y ¿qué son las malas hierbas? ¿qué tienen que ver las malas hierbas con mis síntomas y crisis?, preguntas que podrían reformularse con ¿y cómo puede ayudarme una terapia? y/o, ¿cómo puedes tú ayudarme, cómo lo enfocas concretamente, qué me puedes ofrecer para aliviar, superar mis problemas, síntomas o crisis?

Estas preguntas me obligan a explicarte mi enfoque de la terapia. Solo decirte que lo que explico a continuación es la esencia, el destilado de más de 40 años en el campo de la terapia, con miles de casos que he atendido y con una gran diversidad de escuelas y teorías que he experimentado y practicado. En Mis Servicios podrás informarte de mi enfoque y metodología terpéutica.

Una primera entrevista

sin compromiso, es el primer paso
Online 30 min. Gratis
Presencial 60 min.