Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Te trato y me maltrato

Como pesan en el alma los maltratos que infringimos y recibimos. Pero aún pesan más aquellos que son cometidos y disfrazados con otros nombres. Maltratamos a los otros porque somos incapaces de amarlos y a su vez esta incapacidad es un reflejo de la de amarnos a nosotros mismos.

En la raíz, solamente la proeza de aprender a amarte te libra del espanto del maltrato. No hay víctima que no clame de algún modo un encuentro con su victimario. Ambos se necesitan y ambos se encuentran en su idéntica incapacidad de amarse a si mismos-

El amor a si mismo no es egoísmo, más bien al contrario, la actitud egoísta es otra rama del mismo árbol, señala un desamor que acecha en el núcleo de la conducta egoísta. Se es egoísta porque se cree que atesorando cosas y personas uno es más y mejor, lo que implica una desvalorización de uno mismo respecto al estado previo al de la posesión. Somos egoístas porque secretamente dudamos de nuestro valor. A mayor reconocimiento del valor propio mayor reconocimiento de que éste no depende de objetos, sujetos y circunstancias ajenas al ser.

Atraemos a la vida el encuentro con aquellos y aquellas experiencias que tratan, sabiéndolo o sin saberlo, de hacer resaltar la propia incapacidad de amarnos, puesto que todo confabula a que en vida aprendamos a amarnos, que es el único camino de amar a los demás.

Una vida de lobo solitario, un camino de áspera soledad, el mundo convertido en un espantapájaros, feo, roto y sin vida, los demás siempre obstáculos frente a los que siempre queda el recursos de alzar una cortina de estudiada indiferencia, un estar que esconde un estar por encima, o por debajo, y un mirar avergonzado que se amaga detrás de las lentes de la auto-importancia.

Deja una respuesta

Subscríbete al Blog

Últimos artículos

Categorías

Otros artículos

Psicología

Lo espiritual y lo sectario

Max Weber distingue a las sectas de las iglesias sobre la base de sus mecanismos de crecimiento: sectas son comunidades dinámicas, en las que el individuo, debido a una decisión personal y sólo después de un minucioso examen por parte de la secta, se afilia. En contraste, las iglesias, son aquella en las que uno nace. Las ideologías religiosas de las iglesias no están en conflicto con su entorno social, pero sí las de sectas y cultos, que se oponen ideológicamente a éste.

Leer Más >>
Psicología

Psicología y cibercultura

Hoy vivimos en un mundo psicológico, un universo semántico repleto de términos y conceptos psicológicos y un conjunto de prácticas, intervenciones y regulaciones cuyas directrices las marcan o proponen los psicólogos

Leer Más >>

La independencia imposible

Ideología obsoleta Las ideologías como fenómeno socio-cultural y político relevante emergen junto con la modernidad. Es cierto que siempre han existido disidencias, juegos y maniobras

Leer Más >>
Psicología

La obesidad como síntoma

Una conocida me explica que tiene problemas de obesidad y me pregunta si le aconsejaría someterse a una cura de adelgazamiento. Le digo que si se trata de eliminar el síntoma sin saber de dónde le viene, ni porqué o para qué le pasa, lo encuentro posible pero arriesgado. Ella replica que quizás sea mejor quitarse el síntoma de encima y luego averiguar si se trata de un trauma infantil o algo por el estilo.

Leer Más >>