Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El discurso del Rey (The King’s speech)

Director: Tom Hooper (2010).

Festival Toronto 2010, mejor película; Premio Mejor Actor de la Asociación de críticos de Los Angeles 2010; 6 Nominaciones a los Globos de Oro 2011. Candidata al Oscar Mejor Película Extranjera 2011.

El discurso del rey

Como psicólogo compruebo una vez más que se puede aprender más sobre psicoterapia en la vida, en la literatura y en el cine  que en muchos de los manuales y tratados dedicados a ello. Una magistral lección de interpretación a cargo de Berty  (Colin Firth), un Rey tímido y apocado cuya tartamudez pareceía ser obstáculo insalvable para el ejercicio de su cargo y otra no menos distinguida por parte de su excéntrico terapeuta, Lionel (Geoffrey Rush), un logopeda que acaba convirtiéndose  en su mejor amigo y  que ejerce sin acreditación, sólo con experiencia y una gran dosis de humanidad, aquí entendida como un saber escuchar al alma y ser auténtico en el trato, puede sonsacar del monarca sus peores pesadillas, nunca antes ventiladas debido a las condiciones de un rígido protocolo que imposbilita(ba) a la realeza vivir como un ser humano más.

Todos los fenómenos propios de un proceso terapéutico tienen cabida en la historia narrada. La necesidad de compromiso, la transferencia y la contratransferencia, el deseo de cambio y el miedo al cambio, y sobretodo la química de la relación que genera un espacio de intimidad y apertura por el que se hace posible que lo que hasta entonces estaba disociado de la consciencia pueda regresar a casa. El resultado es que el Rey puede colocarse a la altura de su misión histórica, pronunciar una serie de discursos radiofónicos para transmitir un mensaje de esperanza y fortaleza a una nación que sufría la salvaje estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Invita todo ello a  una interesante reflexión acerca de la relación entre síntoma y destino, intuida y posteriormente formalizada por Jung  en su consideración de que toda neurosis presenta un telos, una finalidad en potencia sólo realizable por la persona que puede trascender la condición de víctima del síntoma a interlocutor de la lógica y dinámica de las verdades del alma de las cuales es portadora.

Deja una respuesta

Subscríbete al Blog

Últimos artículos

Categorías

Otros artículos

C. G. Jung

Síntomas

La mayoría de síntomas psicológicos tienen como base ideas, pensamientos, interpretaciones que se formaron en su día, usualmente en la infancia, cristalizaron y en su momento, ocasionaron la aparición de trastornos y crisis. Los tratornos perduran en la medida que la fijeza y la consistencia de dichas interpretaciones no es cuestionada.

Leer Más >>

Imposibilidad

La muerte, la muerte, la muerte, esta imposibilidad de vida que da sentido, según nos enseñó Heidegger, al resto de posibilidades vitales. Esta imposibilidad que

Leer Más >>
Existencia

Esperanza

¿Qué esperamos de la vida? He de escribir sin más, de acuerdo a esta pregunta que está en la base de tantas indagaciones, tantas esperanzas,

Leer Más >>
Prosa/Poesía

Migrantes y exiliados

La inmigración es uno de los fenómenos sociales más importantes de nuestro siglo y a pesar de las medidas coercitivas de los gobiernos resulta imparable

Leer Más >>
Terapia de pareja
Existencia

Un tú y un yo que se conocen

“El conocer no es como un puente que en algún momento y secundariamente une dos orillas de un río que subsisten por sí, sino que es él mismo un río que al fluir crea las orillas y las vuelve una hacia otra de un modo más originario que lo que pueda nunca hacerlo un puente.”

Leer Más >>