Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El discurso del Rey (The King’s speech)

Director: Tom Hooper (2010).

Festival Toronto 2010, mejor película; Premio Mejor Actor de la Asociación de críticos de Los Angeles 2010; 6 Nominaciones a los Globos de Oro 2011. Candidata al Oscar Mejor Película Extranjera 2011.

El discurso del rey

Como psicólogo compruebo una vez más que se puede aprender más sobre psicoterapia en la vida, en la literatura y en el cine  que en muchos de los manuales y tratados dedicados a ello. Una magistral lección de interpretación a cargo de Berty  (Colin Firth), un Rey tímido y apocado cuya tartamudez pareceía ser obstáculo insalvable para el ejercicio de su cargo y otra no menos distinguida por parte de su excéntrico terapeuta, Lionel (Geoffrey Rush), un logopeda que acaba convirtiéndose  en su mejor amigo y  que ejerce sin acreditación, sólo con experiencia y una gran dosis de humanidad, aquí entendida como un saber escuchar al alma y ser auténtico en el trato, puede sonsacar del monarca sus peores pesadillas, nunca antes ventiladas debido a las condiciones de un rígido protocolo que imposbilita(ba) a la realeza vivir como un ser humano más.

Todos los fenómenos propios de un proceso terapéutico tienen cabida en la historia narrada. La necesidad de compromiso, la transferencia y la contratransferencia, el deseo de cambio y el miedo al cambio, y sobretodo la química de la relación que genera un espacio de intimidad y apertura por el que se hace posible que lo que hasta entonces estaba disociado de la consciencia pueda regresar a casa. El resultado es que el Rey puede colocarse a la altura de su misión histórica, pronunciar una serie de discursos radiofónicos para transmitir un mensaje de esperanza y fortaleza a una nación que sufría la salvaje estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Invita todo ello a  una interesante reflexión acerca de la relación entre síntoma y destino, intuida y posteriormente formalizada por Jung  en su consideración de que toda neurosis presenta un telos, una finalidad en potencia sólo realizable por la persona que puede trascender la condición de víctima del síntoma a interlocutor de la lógica y dinámica de las verdades del alma de las cuales es portadora.

Deja una respuesta

Subscríbete al Blog

Últimos artículos

Categorías

Otros artículos

Prosa/Poesía

Amistad

No se brinda amistad para suplir carencias ni se busca el amigo para huir de la propia soledad, la amistad no sirve para compartir intereses

Leer Más >>
Crítica de cine

De Dioses y Hombres

Basada en un hecho histórico, la tragedia de Tibhrine, la desaparición y supuesto asesinato, en manos de terroristas islámicos, de unos monjes cistercienses en la convulsa Algeria de los 90.

Leer Más >>

Adaptación

Fragmento extraído de: (Giegerich, W. (2010). The Soul always thinks. Collected English papers, Vol. IV. New Orleans: Spring Journal Books. p. 412 y ss, Trad. Ale

Leer Más >>
Existencia

Carpe Diem

Vivimos de espaldas a la muerte. En nuestra sociedad la muerte ha desaparecido de las calles, de los hogares. Se considera de mal gusto, un tema tabú, tratar la muerte como un tema de conversación, como un asunto personal.

Nuestra existencia cotidiana transcurre bajo una premisa falsa: la muerte es lo que le ocurre a los demás y cuando esos demás están al borde de morir, los sacamos de los hogares para recluirlos en hospitales.

Leer Más >>
Prosa/Poesía

Abismo

Sentado en la plaza Esperando la nada Mis ojos enfocan El árbol de enfrente Maestro del silencio Inerte, solitario y suficiente Mañana no será más

Leer Más >>