Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas

Dirección y guión: Apichatpong Weerasethakul (2010)

Festival de Cannes 2010, “Palma de Oro” – Mejor Película

Festival de Sitges 2010 – Premio de la Crítica

Seleccionada por Tailandia para los Oscars  2011.

Esta película presenta todo un desafío a nuestra mente occidental. Si no se está dispuesto a aceptarlo, a permitir que la conciencia normal se vea sacudida, mejor no ir, el aburrimiento puede ser mortal y la sensación de absurdo intolerable.

De acuerdo a la orientación previa del espectador tanto puede juzgarse como una narrativa postmoderna radical que deconstruye casi todos los esquemas y clichés habituales del espectador, un inédito ejercicio de libertad de cine,  que merece calificativos sumamente positivos (“Un film sensacional, inolvidable, uno de los mejores de los últimos años” De Carlos Prieto – Público), como puede considerarse un fiasco producto del extraño y bizarro resultado de la mezcla  y la intromisión de un medio occidental, la cámara de cine, en una forma de consciencia foránea.

No sólo por sus contenidos, que nos sumergen en un mundo, mejor un cosmos, el tailandés, en el que resulta perfectamente normal percibir y conversar con los muertos y hacer el amor con el Señor del lago, un espíritu en forma de pez, sino por su sintaxis, propia de una estructura de consciencia mítica totalmente ajena a los esquemas básicos de causa, efecto, tiempo y espacio.

Narra la experiencia de un hombre que se acera a su muerte y en el proceso parece recapitular su vida  y recordar vidas pasadas en íntimo diálogo con vivos y muertos, pero la angustia del espectador es intensa sobretodo por la forma narrativa, que parece incompatible con los requerimientos básicos del hacer cine, tal y como lo entendemos. Sólo la fuerza del tema que aborda, la muerte, apoyado en una fotografía y una música que la intensifica, mantiene al espectador tan hastiado como atónito, anclado en la butaca, como hipnotizado por el poder exótico de un universo físico y emocionalmente ajeno, de una narrativa en la que las convenciones de inicio y fin, planteo y desarrollo, brillan por su ausencia, no sabemos si debido a la lógica de la forma de conciencia que genera el relato o a una decisión estilística de su autor, me inclino por lo primero.

No puedo dejar de pensar en la prosa poética del prólogo del último libro del gran chamán occidental, Carlos Castaneda, que nos convence del enorme, casi absoluto poder que el lenguaje, que nos constituye como sujetos humanos, ejerce sobre nuestra cognición y por tanto sobre la percepción y comprensión del mundo que nos rodea.

Deja una respuesta

Subscríbete al Blog

Últimos artículos

Categorías

Otros artículos

Prosa/Poesía

Amistad

No se brinda amistad para suplir carencias ni se busca el amigo para huir de la propia soledad, la amistad no sirve para compartir intereses

Leer Más >>
Existencia

Carpe Diem

Vivimos de espaldas a la muerte. En nuestra sociedad la muerte ha desaparecido de las calles, de los hogares. Se considera de mal gusto, un tema tabú, tratar la muerte como un tema de conversación, como un asunto personal.

Nuestra existencia cotidiana transcurre bajo una premisa falsa: la muerte es lo que le ocurre a los demás y cuando esos demás están al borde de morir, los sacamos de los hogares para recluirlos en hospitales.

Leer Más >>
Prosa/Poesía

Abismo

Sentado en la plaza Esperando la nada Mis ojos enfocan El árbol de enfrente Maestro del silencio Inerte, solitario y suficiente Mañana no será más

Leer Más >>
Psicología

La obesidad como síntoma

Una conocida me explica que tiene problemas de obesidad y me pregunta si le aconsejaría someterse a una cura de adelgazamiento. Le digo que si se trata de eliminar el síntoma sin saber de dónde le viene, ni porqué o para qué le pasa, lo encuentro posible pero arriesgado. Ella replica que quizás sea mejor quitarse el síntoma de encima y luego averiguar si se trata de un trauma infantil o algo por el estilo.

Leer Más >>
Psicología

Lo espiritual y lo sectario

Max Weber distingue a las sectas de las iglesias sobre la base de sus mecanismos de crecimiento: sectas son comunidades dinámicas, en las que el individuo, debido a una decisión personal y sólo después de un minucioso examen por parte de la secta, se afilia. En contraste, las iglesias, son aquella en las que uno nace. Las ideologías religiosas de las iglesias no están en conflicto con su entorno social, pero sí las de sectas y cultos, que se oponen ideológicamente a éste.

Leer Más >>