Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

También la lluvia

Dirigida por Iciar Bollain (2011)

Guión: Paul Laverty

Con Luis Tosar, Gael García Bernal 

13 Nominaciones a los Premios Goya, representante española para los Oscars de Hollywood. También competirá en los premios Ariel de México.

______________

Un proyecto cinematográfico al estilo hollywoodiense acaba siendo el desencadenante de una toma de consciencia brutal. en nuestro modo de estar en el mundo, en otros, como en el de la motivación humana, comprendemos que este mismo proceso histórico se revela como una ilusión. La narración se estructura en base a saltos sin solución de continuidad entre una realidad presente y actual en la que la explotación del hombre por el hombre es su cuño, y una realidad escénica, la de la época de la colonización en la que la misma realidad campa por sus anchas. Quizás de un modo más descarado y brutal pero con los mismos ingredientes anímicos e (in)morales. La misma codicia, la misma violencia para con el débil, la misma usura en la que sólo se reconoce el valor del oro (hoy dólares), y de la propia autoimportancia.

Una interpretación magistral no sólo de los conocidos protagonistas, sino también de los indígenas que se ven llevado a repetir en el encuadre escénico una tragedia que asoló a sus ancestros y lo sigue haciendo a sus coetáneos, y una puesta en escena muy cuidada imprime de un realismo mágico el relato que se fundamenta en una curiosa sobreposición del esteticismo nihilista propio del arte cinematográfico que lo encuadra todo desde la perspectiva del nada importa más allá del impacto audiovisual y económico, con el fundamentalismo religioso cuya ceguera absoluta a otros valores que no sean los del propio credo. El puente entre el histórico fundamentalismo y el contemporáneo nihilismo se construye en base a la misma insensibilidad y violencia.

Claro está, nobleza obliga, el imperativo de dramatizar la historia,de acuerdo al canon cinemático vigente siervo del imperativo del entretener, ilusionar y buscar dividendos atrayendo una gran audiencia, imprime a la historia un final heroico y edificante. El arco de transformación de los protagonistas se cumple a la perfección, con todo, esta película deja una herencia, un deje de amargura y un pesimismo renovado que al menos tiene la virtud de obligarte a reflexionar, de sacudir la incesante tentación de quedarnos dormidos en los laureles de nuestra “avanzada” sociedad.

Deja una respuesta

Subscríbete al Blog

Últimos artículos

Categorías

Otros artículos

Giegerichiana

Crisis de la pareja contemporánea

En mi trabajo sobre la pareja neurótica, presentado en la Conferencia de 2016, intenté llevar a cabo una reflexión de las crisis de la pareja moderna bajo el prisma de una aproximación psicológica, en el marco de PDI, cuyo interés no está en las interrelaciones entre entidades, tema que representa el único foco de atención de la terapia convencional, sino en la relación que el alma tiene consigo misma, su auto-relación.

Leer Más >>
Existencia

Dinero y apocalipsis

El individuo hipermoderno ya no confía en el futuro, confianza que ha sido hasta ahora uno de los pilares del iluminismo, la modernidad y la fe ciega en la ciencia y en la técnica.

Leer Más >>

Serenidad

En su magnífico discurso de 1955, traducido usualmente como “Serenidad” (Gelassenheit), si bien podría acaso traducirse más efectivamente como “Dejidad”, Martin Heidegger habló de “la huida

Leer Más >>

El conflicto actual

 Un resumen de las ideas y comentarios relacionados con su obra:  El Presente como Dimensión del Alma. El ‘Conflicto Actual’ y la Psicología Arquetipal. (Collected

Leer Más >>