Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La conciencia ingenua

“Hemos intentado muy duro aprender que las cosas externas no son como se nos aparecen a nosotros — ¡bien, entonces! Lo mismo se aplica al mundo interno!”

Friedrich Nietzsche, Daybreak 116

“Si se supone que cierta clase de fenómenos son “lo interior” en oposición a otros considerados como “lo externo,” y si hay un objeto hipostasiado llamado “el si mismo,” yo mismo como subjetividad estoy exento; No tengo que ser volverme consciente de mí mismo. Todo está ahí fuera. La Psicología, sin embargo, comienza donde cualquier fenómeno (sea físico o imagen mental, “real” o de la fantasía) es absoluta-negativamente interiorizado en sí mismo y me encuentro en su infinidad interna. El es lo que implica, la Psicología no  puede ser tenida para menos.”

Wolfgang Giegerich, CEP IV, págs. 161-2

Tanto la psicología contemporánea como su inmediata predecesora, la filosofía, atestiguaron la emergencia histórica de un nuevo tipo de consciencia que presupone, la negación de su fase anterior, la de una consciencia ingenua que da por sentado que el mundo que percibe es algo que está ahí fuera y es tal y como es, es decir como se percibe. Esta posición nunca alcanza a cuestionar que lo que se percibe del mundo está íntimamente relacionado con el modo de percibir, que no hay un mundo afuera independiente de la mirada que lo contempla. Esta verdad aun no ha hecho mella en grandes sectores de nuestra vida cultural, social y política donde la permanente asunción de que hay un mundo objetivo al que juzgamos de tal o cual manera ha de ser cambiado para ajustarse a nuestras propias ideas, credos o intereses sin cuestionar las propias presunciones, de ahí surgen las ideologías, los partidos políticos y un sector importante de de la ciencia. En el terreno de la realidad interpersonal, en la que todos nos movemos son mayoría aquellos que en sus relaciones viven convencidos de que cuando las cosas van bien es gracias a uno y cuando van mal es culpa de los demás. 

En todo aquello palpita una de las características esenciales del mencionado estado de consciencia, la escisión sujeto/objeto. Nuestra percepción y entendimiento se estructura en base a esta dicotomía nuclear. Partimos de que hay un sujeto que contempla una realidad colocada enfrente y con ello caemos en la falacia de que presuponemos a un sujeto excluido, afuera de la realidad percibida.

Esta presunción inaugura por Descartes en nuestra modernidad empieza a ser cuestionada desde varios ángulos filosóficos, Kant, Nietszche, Hegel, Heidegger, entre otros, son los pensadores y voceros que luego en la psicología encuentran continuación en la psicología profunda (Freud, Jung, Hillman, etc.) culminando en los revolucionarios planteos del psicólogo W. Giegerich que permiten concebir un tipo de consciencia que superando la escisión sujeto/objeto es capaz de volverse consciente de si misma. Un tipo de consciencia en la que ésta puede “regresar a casa” superando su propia alienación y permitiendo un nuevo modo-de-ser-en-el-mundo.

Deja una respuesta

Subscríbete al Blog

Últimos artículos

Categorías

Otros artículos

Imposibilidad

La muerte, la muerte, la muerte, esta imposibilidad de vida que da sentido, según nos enseñó Heidegger, al resto de posibilidades vitales. Esta imposibilidad que

Leer Más >>
Prosa/Poesía

Horas negras

Horas negras silencios punzantes llenos de ira apremia lo oscuro avanza la muerte sombras, sombras parad mi agonía llevadme lejos aún más lejos allende la

Leer Más >>
Giegerichiana

La diferencia psicológica

John Hoedl ® Trad.: Josep M. Moreno La Diferencia Psicológica es una de las ideas más fundamentales de una psicología definida como disciplina de la

Leer Más >>
Psicología

La obesidad como síntoma

Una conocida me explica que tiene problemas de obesidad y me pregunta si le aconsejaría someterse a una cura de adelgazamiento. Le digo que si se trata de eliminar el síntoma sin saber de dónde le viene, ni porqué o para qué le pasa, lo encuentro posible pero arriesgado. Ella replica que quizás sea mejor quitarse el síntoma de encima y luego averiguar si se trata de un trauma infantil o algo por el estilo.

Leer Más >>

El presente como dimensión del alma

Artículo publicado originalmente en 1978 como “Die Gegenwart als Dimension der Seele – Aktualkonflikt und archetypische Psychotherapie” en Analytic Psychology 9 (1978), pp. 99-110, e incluido en

Leer Más >>